Una nueva historia infantil en ciernes

LibrosYa estoy metido en una nueva historia.

Sigo con “Apocalipsis No”, que me tiene obsesionado, pero ya estoy enfrascado en una nueva historia infantil.

Lo que os pongo a continuación es el prólogo. Una introducción a la historia que me suele gustar hacer y en la que no cuento nada. Y que en este caso utilizo a modo de anuncio a telón cerrado previo a que comience la historia. En parte porque siempre me ha gustado esa manera romántica que tenían las obras de teatro de anunciar lo que el espectador iba a poder disfrutar una vez las ruedas de la trama comenzasen a girar levantando el telón. Y, por otra parte, porque de la misma manera servía como elemento promocional que creaba expectativa frente al espectador.

En este caso estoy elevando las expectativas demasiado, porque la historia es infantil, pero siempre he pensado que cuando se le habla a un niño hay que retarles a imaginar más allá de la mera historia que se cuenta y que creen con pequeñas pistas un mundo mágico donde se encuentran todas las historias contadas y por contar. Y que ésta que van a leer a continuación, solo es una de los millones que viven en el mar de historias que pueden descubrir.

Aquí va: TÍTULO PROVISIONAL: UN CARRO LLENO

La historia que vas a leer a continuación se ha contado tantas veces que el eco de su relato permanece suspendido en el aire desde que se contó por primera vez.  Las palabras que la cuentan se han repetido suficientes veces como para que hayan creado un surco en el tejido que conforma el mundo de los cuentos y su trama fluya en un río eterno.

Los eventos que sucedieron no tuvieron lugar en tu mundo.

Ni siquiera en la misma realidad en la que vives.

Pero no por eso es menos cierta.

Las historias tienen poder. Golpean la realidad como piedras lanzadas contra la superficie tranquila de un lago y crean ondas que la perturban y la remueven con su significado. Y cuando una de ellas es lo suficientemente importante, las ondas crecen y crecen llegando más allá de sus propios límites y alcanzando orillas en nuevas realidades.

Tal es la importancia de esta historia que las ondas de su eco golpean los muros de las dimensiones con la fuerza necesaria para que incluso tú puedas conocerla ahora mismo.

La historia ocurrió hace muchos, muchos años.

Pero como toda buena historia, comenzó con un:

Érase una vez…

———————————————————————————————————-

Por ahora es suficiente. Porque tengo que seguir con el trabajo, Apocalipsis No y miles de cosas más en el lejano Egipto. Pero la maquinaria está en marcha. ;)

Y, como siempre, si queréis esperar leyendo:

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

———————- Portada Cuestión de Fe          Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga         portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La autoedición afila colmillo contra las editoriales tradicionales

JawsSegún un artículo de “Actualidad Editorial“, la autoedición empieza a consolidarse como competencia para las editoriales tradicionales.

Los datos que aporta son de una encuesta sobre la publicación y compra de libros en Inglaterra a través de Nielsen.

Y por lo que se puede saber:

El 5% del total de libros vendidos en 2014 fueron auteditados, las ventas de ebooks autoeditados supusieron el 15% del total y en el primer trimestre de 2015 subieron al 16%.

Por supuesto, esto ha creado debate y los datos, como en cualquier estadística se pueden ver desde muchas perspectivas y analizar como nos convenga a cada uno, pero lo que está claro es que las autoediciones suben y sus ventas también.

No me gusta la autoedición. Y lo digo después de haberlo hecho un par de veces y seguir luchando con mis novelas en este formato. Y no me gusta porque un escritor debe escribir y un editor debe editar.

Pero lo que está claro es que los escritores (buenos y malos) quieren ser leídos. La autoedición no viene a solucionar ese problema. La autoedición consigue que todo el que quiera sea publicado. La auténtica batalla viene a la hora de que te lean.

Las empresas de autoedición han encontrado un pozo de beneficio en desesperados de la vida que están dispuestos incluso a poner dinero de su bolsillo solo para ver su libro publicado. Y de repente se encuentran con 1000 ejemplares que nadie quiere y varios miles de euros menos en tu cuenta del banco. Porque dudo mucho que los paquetes de promoción que las empresas de autoedición ofrecen tenga el más mínimo efecto real en la venta de una obra.

Yo nunca he puesto un euro para conseguir publicar mis novelas. No creo que sea ese el camino. Si tienes que poner dinero es que no creen en tu proyecto.

Una editorial apuesta por ti. Invierte en ti.

Una empresa de autoedición solo te ve como un cliente.

Esto no quiere decir que las editoriales tradicionales sean un seguro de calidad en las obras que se publican. Y mucho menos un seguro de éxito. ¿Cuántas historias habremos oído sobre la de veces que Harry Potter fue rechazado por grandes editoriales?

Pero sí aportan un poco de criterio superior al libre albedrío de la autoedición.

Ahora bien. Para que la autoedición empiece a ser una competencia a las editoriales tradicionales (las pequeñas sobretodo), eso significa que hay talento desaprovechado por ahí. Escritores decentes que gustan al público al que llegan y que no les importa si se ha autoeditado o no, porque un lector siempre buscará una buena historia por encima de todo. Sí, la edición es muy importante, pero si lo comparamos con los FX en las películas y en las series. Dr. Who por ejemplo tenía unos efectos especiales muy malos, pero es una de las mejores y más seguidas series de la historia… Al final, lo que realmente cuenta es la historia. Y si la historia es buena, engancha, gusta y atrae, sea publicada por el mayor magnate o simplemente escrita a mano en un cuaderno.

Pero una vez más nos encontramos ante el problema de la publicidad.

Sigo viendo debates sobre las peleas entre la autoedición, lo digital, lo tradicional… bla, bla, bla… cuando para mí está claro que el problema es “la publicidad”.

Si las empresas de autoedición han sido listos al ver un mercado emergente al que sacar el dinero a los autores desesperados y rechazados… y las editoriales tradicionales no saben reciclarse… ¿para cuándo una empresa nueva que se dé cuenta de cual es la verdadera necesidad a cubrir en este nuevo mercado?: La Publicidad, la manera de que los autoeditados puedan llegar a su público.

Hay quien me diría: “Pues hazlo tú”.

Pero yo no soy publicista… yo soy escritor.

Así que ya sabes lo que hay que hacer:

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

———————- Portada Cuestión de Fe          Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga         portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Regular Show: Best Show Ever

Regular Show parodies Evangelion intro.mp4_snapshot_00.45_[2015.04.11_21.42.00]Después de ver el último episodio de “Historias Corrientes” (Así lo han traducido en castellano), tengo que decir que es una de las mejores series de dibujos animados que he visto en mi vida.

Es el “Ready Player One” de los dibujos animados. Mezcla toda la cultura de los 80 y del frikismo pop de la generación de los 80, 90 y 2000 de una manera brillante, original, loca, entretenida que al final de cada episodio te hace levantar el brazo, poner morritos y gritar “Oooooooohhhhhhhh”.

Es ese tipo de serie que cuando eras niño (pero niño de verdad cuando creías que todo era posible) pensabas: “Si algún día me puedo dedicar a hacer series de dibujos meteré robots, y animales que hablan, y explosiones, y… y… y… solo saldrán cosas chulas y divertidas.. y… y… y… y cada historia molará más que la anterior.. y… y…y…”

Y da igual cuantos “y…es” se te ocurriesen, porque siempre podías meter más en aquella  cabeza infantil sin límites a la imaginación.

Un 10 para “Regular Show” y para su último episodio “Super mega ultra giga awesomeeee” “Oooooooooooohhhhhhhhh”

Y como no puede ser de otra manera. Al final de un post:

Publicidad de mis novelas. Ooooohhhhhhhh

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

———————- Portada Cuestión de Fe          Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga         portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Escribe sobre tus obsesiones

obsesionHace tiempo, hablando con mi amigo Santiago, descubrimos una cosa curiosa sobre sus novelas, las mías y las de todos los escritores en general.

Salvando las distancias y generalizando mucho, si analizábamos las historias que contábamos en nuestros libros, nos dábamos cuenta de una cosa:

“Siempre escribimos la misma historia”.

Evidentemente no es del todo cierto. Pero parecía que estábamos siempre dando vueltas sobre la misma idea como un perro que persigue su cola. Y cuando profundizábamos y discutíamos sobre lo que queríamos contar, nos dábamos cuenta de que ambos empezábamos a deslizarnos por un tobogán de argumentos apasionados que nos hacía perder la noción del tiempo y de la realidad que nos rodeaba. Porque nos importaba esa historia, nos importaba el mensaje… y para nosotros era algo más que un simple libro o una simple historia. Era una idea propia que queríamos transmitir con la belleza, la ingenuidad y el valor propio que sentíamos en nuestro interior.

Nos dimos cuenta de que cada uno estábamos obsesionados con una idea concreta (a veces más de una).

En mi caso era la Fe. La manera en la que la humanidad ve el mundo, la vida y la realidad. La forma en la que la gente limita su visión a lo que los demás les dicen que tienen que ver y pensar. Y cómo, a través del ingenio, de la imaginación, el arte y de pensar fuera del círculo, los límites de la humanidad se pueden ir extendiendo poco a poco. Evidentemente, esta idea está escondida entre un montón de palabras y letras que conforman una historia, en el mejor de los casos divertida, en otros dramática, pero siempre entretenida.

Por eso Luzius es un libro sobre la soledad del hombre incomprendido que se oculta en una historia ridícula sobre cómo un hombre posee los poderes de Dios, pero sólo tiene una prohibición: “No puede morir”.

Y “Cuestión de Fe” es la historia de cómo la humanidad ve la Justicia, la Verdad, el Amor… en definitiva, cómo se ve a sí mismo, sin darse cuenta de que sólo es decisión de uno mismo el desear verlo mejor de lo que realmente parece ser. Y todo ello contado en una amalgama de “Alicia a través del espejo” moderna con mucha ironía y mucha imaginación.

Othan, por contra, al ser infantil, no deja de ser una historia de aventuras. Pero tampoco deja de ser una obsesión sobre la bondad del ser humano y cómo cuesta luchar más contra uno mismo que contra un enemigo externo.

Esas son mis obsesiones. Y esos son mis libros. Si vosotros también las tenéis. Escribidlas. Y vendedlas.

Si no las tenéis, pero queréis leer la de otros… comprad mis obsesiones. jajajajaja

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

———————- Portada Cuestión de Fe          Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga         portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Apocalipsis No: Capítulo 2

La ramera de babiloniaSigo teniendo grandes problemas para poder continuar escribiendo mi última novela. El estrés del trabajo, la difícil vida en Egipto… pero no desespero.

En esta continuación de la novela presento una escena corta donde hace aparece por primera vez uno de los personajes de más relevancia en la historia.

BABILONIA

Lee el capítulo:

“No existe en el universo fuerza más poderosa que el deseo de venganza de una mujer despechada”

Boris Sanders

Mientras un cabizbajo Michael comenzaba su camino, un día más, hacia su puesto de trabajo, a unas 136 millas de allí, la ciudad de Filadelfia bullía de gente, al igual que el resto del planeta. Sin embargo, la catedral de San Pablo y San Peter estaba vacía. Hacía tiempo que ya no se ofrecían misas. Puede que la fe no hubiese desaparecido de los corazones del hombre, pero los rituales semanales, las tradiciones y costumbres eran más difíciles de mantener. Además, Dios parecía haber dado la espalda a los hombres… así que la humanidad pensó que pagarle con la misma moneda no estaba de menos. La gente se hacinaba en las calles, en los parques, en los edificios… pero evitaba las iglesias con rencor, como los exnovios que procuran no visitar los lugares comunes para no encontrarse.

No dejaba de ser irónico que antes del incidente, antes del día del juicio, los hombres, dudando de la existencia de Dios, acudían suplicantes a las iglesias. Imploraban a un cielo que no contestaba que les diese una muestra de que toda su fe no era en vano, que no estaban perdiendo el tiempo. Ahora que esa petición había sido resuelta, que toda duda había sido barrida de golpe de sus mentes… ahora abandonaban los mismos con la respuesta a sus plegarias, pero sin alivio en sus corazones.

Sin embargo, en ese momento, en el centro de la capilla, anclada al suelo, el ara albergaba una visitante todavía sujetada a su cuerda de anclaje y a los bordes del altar.

Decenas de cartas quedaban desparramadas por el suelo. Lo que hacía unos instantes había sido un castillo de naipes era ahora desorden y caos. El trabajo de horas había quedado reducido a un montón de cartas. Era frustrante, y, aun así, las volvió a recoger, las juntó en un paquete sólido, cogió la dos primeras y formó una pirámide con ellas.

Sus manos, suaves como el mármol del altar, temblaban ligeramente mientras se esforzaba en mantener el equilibrio de los naipes. Sus labios se apretaban el uno contra el otro instintivamente como efecto de la concentración. Un mechón moreno bailaba frente a sus ojos molestándole, pero no paró a retirarlo hasta que las dos cartas se sujetaron por sí solas. Acto seguido cogió otras dos para repetir el mismo ejercicio.

El padre Christoph la había estado observando en silencio escondido tras la puerta de la sacristía. Ella no debería estar allí, pero ver a alguien en su iglesia después de tanto tiempo resultaba agradable, aunque fuese de aquella manera tan extraña.

–¿Qué es lo que hace aquí señorita? –le dijo saliendo de su escondite.

–No le he oído llegar padre –contestó ella sin inmutarse ni dejar de montar las piezas –. ¿Qué me decía?

–Tarde o temprano la gravedad volverá a fallar y se caerán –comentó el cura intentando ignorar la extraña situación.

–Ya lo sé.

–Entonces ¿por qué volver a empezar?

–Porque me ayuda a pensar, padre.

–¿Pensar?

–Sí, pensar.

–¿Sería mucho atrevimiento si pregunto en qué?

–En Dios, padre –contestó sin interés –. En cómo debió sentirse cuando le traicionaron. En cómo después de todo su esfuerzo, de todos sus planes, de todo su trabajo… un simple capricho hizo que todo se desmoronase y nos abandonase.

–Él no nos ha abandonado –replicó instantáneamente. –Nunca lo haría.

–No se engañe padre –contestó ella colocando otras dos cartas. –Se ha ido y nos ha dejado solos. Él mismo lo dijo.

–Aque… aquello fue un engaño –tartamudeó nervioso. –Esas… esas visiones eran… eran…

–La verdad, eran la verdad –terminó ella por él. –Pero aquello fue su despedida, su rabieta personal mandándolo todo a tomar viento.

–Fue un truco –insistió el padre. –Tuvo que serlo.

–Un truco dice –respondió ella indignada por su estupidez. –Un truco de los buenos. Ya lo creo.

–Pero…

–¿Pero qué? –le preguntó colocando otra pirámide de cartas sobre la base que había creado. –No hay peros, padre.

Christoph no supo qué contestar. Todos los años de entrenamiento, de enseñanzas, la dialéctica practicada en el seminario durante décadas para poder responder a cualquier pregunta de los feligreses había desaparecido. Antes era mucho más sencillo. Antes la duda era un aliado en la batalla de la Iglesia. La ignorancia de la verdad abría la puerta a cualquier explicación. Era más sencillo creer cuando no se sabía realmente en qué. La voz del templo, la voz de la Iglesia respondía las preguntas que nadie sabía contestar. Aquello parecía servirles. Pero ahora… ahora que sabían a ciencia cierta que Dios existía… ahora todo era más difícil de creer.

–¿Me encuentra atractiva, padre? –le preguntó la mujer interrumpiendo sus pensamientos.

Él la miró sorprendido, pero la pregunta había anidado en su cerebro, echado raíces con rapidez y florecía con intensidad.

Sin que él hubiese siquiera contestado, la mujer se sentó en el altar dejando sus piernas abiertas. El vestido largo que llevaba se partió en dos mostrando unas piernas bronceadas y pulidas por las manos de una artista. El trozo de tela que caía entre ellas sugerentemente se mecía dejando intuir la ausencia de ropa interior.

La mirada del padre Christoph subió inmediatamente avergonzado de sí mismo y se encontró con una sonrisa cruel.

–¿Quiere ver más, padre? –dijo ella dejando que el tirante de su vestido se desprendiera mostrando un pecho perfecto sin un ápice de vergüenza.

–Hija, por favor –exclamó él alargando la mano y sujetando el tirante antes de que cayese aún más. Pero no pudo subirlo. Dejó aquella obra de la naturaleza al descubierto que atraía su mirada como la llama de una fogata a una polilla.

Inmovilizado vio como ella cogía su mano y la guiaba al interior de su vestido. La palma de sus manos recorrieron las curvas de sus pechos al compás de sus deseos. Un gemido escapó de sus labios sonrosados seguido de una risa aguda y tímida. Ella cogió su otra mano y la guió por debajo, entre sus piernas, donde ya corrían ríos de placer que empapaban el interior de sus muslos.

–¿Le gusta, padre? –preguntó ella sabiendo de antemano la respuesta. –¿Quiere parar?

–No –se apresuró a decir sin siquiera darse cuenta.

–Él lo hizo –exhaló ella con el cuerpo entregado al placer. –Él paró y por eso ha pasado todo esto.

Christoph no controlaba su cuerpo. Apenas era capaz de pensar. Solo sabía que aquello estaba bien. Que era natural, que era lo que se suponía que había que hacer. Y que no se podía resistir.

–¿Quién eres? –quiso saber mientras se subía la sotana con prisa y se lanzaba de cabeza al pecado.

–Babilonia – suspiró a su oído.

———————————————————————————————————-

Si te ha gustado, no desesperes. Algún día la terminaré y podrás comprarla.

Pero mientras tanto, no te olvides que hay otras novelas del mismo autor que puedes disfrutar mientras tanto:

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

———————- Portada Cuestión de Fe          Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga         portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Jonathan Strange & Mr. Norrell Trailer

Hace mucho que no posteo algo así, pero hace mucho tiempo me leí el libro gracias a mi amigo Dani Roldán y me encantó. Así que bien por la BBC. Tiene buena pinta. https://youtu.be/iE1nsOoTJos

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Trucos para escribir una novela: Pon un Santiago en tu Vida

IMG_2548Este Post, además de un pequeño truco para ayudar a aquellos que quieran dedicarse a escribir, también es un pequeño homenaje a Santiago García-Clairac, autor de El Ejérctio Negro, Maxi el Aventurero, Dragon Time… (y tantos otros títulos que me quedaría sin espacio). Y ahora veréis por qué.

Ahora que estoy en Egipto trabajando como un negro no encuentro el tiempo para dedicarme a escribir. Lo cual es un serio problema para mí, ya que mi vocación es la de escritor.

Pero la falta de tiempo no es el mayor de los problemas. El auténtico problema es la falta de la rutina del café literario. Y aquí es donde entra Santiago.

Para escribir una novela hay que entrar en un estado de obsesión. Tu mente tiene que estar permanentemente pensando en los argumentos, en los personajes, en las transiciones de cada capítulo, en los gags internos, en las migas de pan que se dejan como pistas para el lector, en ocurrencias tontas que luego desecharás o aprovecharás…

Es un ejercicio permanente para después, cuando te sientas delante del ordenador, poder acometer la labor de escribir de manera continuada y correcta.

Si hacemos un símil deportivo. La mente del escritor tiene que estar siempre en forma y preparada para la competición. Y por lo tanto, en constante entrenamiento.

Una cosa que yo echo en falta son las charlas que casi de manera diaria tenía con Santiago. En esas charlas delante de un café y a las que nos gustaba llamar charlas de trabajo (porque al fin y al cabo hablábamos de nuestro trabajo) desarrollábamos formas narrativas, analizábamos las ideas de uno y de otro, aportábamos ideas propias para los trabajos ajenos, nos íbamos constantemente al cine para después analizar las películas, desmantelábamos tramas literarias y de series de televisión para ver qué se podía hacer con ellas. En resumen, manteníamos nuestras mentes de escritores en constante actividad creativa. Era como llevar nuestros cerebros al gimnasio de manera permanente. De forma que cuando nos quedábamos solos y delante de la página en blanco no había músculos anquilosados, sino que escribir era más sencillo.

Desde fuera podíamos parecer dos amigos simplemente pasando las horas. Pero he sacado más en claro en aquellas sesiones creativas de café y cine que en todos los años que llevo en la oficina.

Es por eso que, ahora que aquí en Egipto no tengo a alguien que me rete café tras café a hablar de cine, libros, televisión… que me pregunte qué me parece su idea para un argumento, que me escuche darle mi visión y cómo lo haría yo… ese brainstorming creativo que a todo escritor le revitaliza como un chute de redbull en vena en forma de autoestima… pues ahora noto como mis músculos creativos empiezan a afofarse ante la ausencia de gimnasio mental.

Es por eso que si queréis ser escritores… mi mejor consejo, sobretodo para empezar y, en el fondo, para continuar un día tras otro…

PON UN SANTIAGO EN TU VIDA.

Aprovecho para mandarle un abrazo. Y para recordarle que tiene que darme su opinión de lo que llevo escrito de “Apocalipsis No”… que con suerte (si el mundo no se acaba antes) terminaré un día de estos.

Y también aprovecho para seguir haciendo publicidad, porque al final, se trata de terminar novelas y yo ya llevo tres…  que sigue  a la venta. :)

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

Portada Cuestión de Fe


Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga

portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario