Apocalipsis No: Capítulo 2

La ramera de babiloniaSigo teniendo grandes problemas para poder continuar escribiendo mi última novela. El estrés del trabajo, la difícil vida en Egipto… pero no desespero.

En esta continuación de la novela presento una escena corta donde hace aparece por primera vez uno de los personajes de más relevancia en la historia.

BABILONIA

Lee el capítulo:

“No existe en el universo fuerza más poderosa que el deseo de venganza de una mujer despechada”

Boris Sanders

Mientras un cabizbajo Michael comenzaba su camino, un día más, hacia su puesto de trabajo, a unas 136 millas de allí, la ciudad de Filadelfia bullía de gente, al igual que el resto del planeta. Sin embargo, la catedral de San Pablo y San Peter estaba vacía. Hacía tiempo que ya no se ofrecían misas. Puede que la fe no hubiese desaparecido de los corazones del hombre, pero los rituales semanales, las tradiciones y costumbres eran más difíciles de mantener. Además, Dios parecía haber dado la espalda a los hombres… así que la humanidad pensó que pagarle con la misma moneda no estaba de menos. La gente se hacinaba en las calles, en los parques, en los edificios… pero evitaba las iglesias con rencor, como los exnovios que procuran no visitar los lugares comunes para no encontrarse.

No dejaba de ser irónico que antes del incidente, antes del día del juicio, los hombres, dudando de la existencia de Dios, acudían suplicantes a las iglesias. Imploraban a un cielo que no contestaba que les diese una muestra de que toda su fe no era en vano, que no estaban perdiendo el tiempo. Ahora que esa petición había sido resuelta, que toda duda había sido barrida de golpe de sus mentes… ahora abandonaban los mismos con la respuesta a sus plegarias, pero sin alivio en sus corazones.

Sin embargo, en ese momento, en el centro de la capilla, anclada al suelo, el ara albergaba una visitante todavía sujetada a su cuerda de anclaje y a los bordes del altar.

Decenas de cartas quedaban desparramadas por el suelo. Lo que hacía unos instantes había sido un castillo de naipes era ahora desorden y caos. El trabajo de horas había quedado reducido a un montón de cartas. Era frustrante, y, aun así, las volvió a recoger, las juntó en un paquete sólido, cogió la dos primeras y formó una pirámide con ellas.

Sus manos, suaves como el mármol del altar, temblaban ligeramente mientras se esforzaba en mantener el equilibrio de los naipes. Sus labios se apretaban el uno contra el otro instintivamente como efecto de la concentración. Un mechón moreno bailaba frente a sus ojos molestándole, pero no paró a retirarlo hasta que las dos cartas se sujetaron por sí solas. Acto seguido cogió otras dos para repetir el mismo ejercicio.

El padre Christoph la había estado observando en silencio escondido tras la puerta de la sacristía. Ella no debería estar allí, pero ver a alguien en su iglesia después de tanto tiempo resultaba agradable, aunque fuese de aquella manera tan extraña.

–¿Qué es lo que hace aquí señorita? –le dijo saliendo de su escondite.

–No le he oído llegar padre –contestó ella sin inmutarse ni dejar de montar las piezas –. ¿Qué me decía?

–Tarde o temprano la gravedad volverá a fallar y se caerán –comentó el cura intentando ignorar la extraña situación.

–Ya lo sé.

–Entonces ¿por qué volver a empezar?

–Porque me ayuda a pensar, padre.

–¿Pensar?

–Sí, pensar.

–¿Sería mucho atrevimiento si pregunto en qué?

–En Dios, padre –contestó sin interés –. En cómo debió sentirse cuando le traicionaron. En cómo después de todo su esfuerzo, de todos sus planes, de todo su trabajo… un simple capricho hizo que todo se desmoronase y nos abandonase.

–Él no nos ha abandonado –replicó instantáneamente. –Nunca lo haría.

–No se engañe padre –contestó ella colocando otras dos cartas. –Se ha ido y nos ha dejado solos. Él mismo lo dijo.

–Aque… aquello fue un engaño –tartamudeó nervioso. –Esas… esas visiones eran… eran…

–La verdad, eran la verdad –terminó ella por él. –Pero aquello fue su despedida, su rabieta personal mandándolo todo a tomar viento.

–Fue un truco –insistió el padre. –Tuvo que serlo.

–Un truco dice –respondió ella indignada por su estupidez. –Un truco de los buenos. Ya lo creo.

–Pero…

–¿Pero qué? –le preguntó colocando otra pirámide de cartas sobre la base que había creado. –No hay peros, padre.

Christoph no supo qué contestar. Todos los años de entrenamiento, de enseñanzas, la dialéctica practicada en el seminario durante décadas para poder responder a cualquier pregunta de los feligreses había desaparecido. Antes era mucho más sencillo. Antes la duda era un aliado en la batalla de la Iglesia. La ignorancia de la verdad abría la puerta a cualquier explicación. Era más sencillo creer cuando no se sabía realmente en qué. La voz del templo, la voz de la Iglesia respondía las preguntas que nadie sabía contestar. Aquello parecía servirles. Pero ahora… ahora que sabían a ciencia cierta que Dios existía… ahora todo era más difícil de creer.

–¿Me encuentra atractiva, padre? –le preguntó la mujer interrumpiendo sus pensamientos.

Él la miró sorprendido, pero la pregunta había anidado en su cerebro, echado raíces con rapidez y florecía con intensidad.

Sin que él hubiese siquiera contestado, la mujer se sentó en el altar dejando sus piernas abiertas. El vestido largo que llevaba se partió en dos mostrando unas piernas bronceadas y pulidas por las manos de una artista. El trozo de tela que caía entre ellas sugerentemente se mecía dejando intuir la ausencia de ropa interior.

La mirada del padre Christoph subió inmediatamente avergonzado de sí mismo y se encontró con una sonrisa cruel.

–¿Quiere ver más, padre? –dijo ella dejando que el tirante de su vestido se desprendiera mostrando un pecho perfecto sin un ápice de vergüenza.

–Hija, por favor –exclamó él alargando la mano y sujetando el tirante antes de que cayese aún más. Pero no pudo subirlo. Dejó aquella obra de la naturaleza al descubierto que atraía su mirada como la llama de una fogata a una polilla.

Inmovilizado vio como ella cogía su mano y la guiaba al interior de su vestido. La palma de sus manos recorrieron las curvas de sus pechos al compás de sus deseos. Un gemido escapó de sus labios sonrosados seguido de una risa aguda y tímida. Ella cogió su otra mano y la guió por debajo, entre sus piernas, donde ya corrían ríos de placer que empapaban el interior de sus muslos.

–¿Le gusta, padre? –preguntó ella sabiendo de antemano la respuesta. –¿Quiere parar?

–No –se apresuró a decir sin siquiera darse cuenta.

–Él lo hizo –exhaló ella con el cuerpo entregado al placer. –Él paró y por eso ha pasado todo esto.

Christoph no controlaba su cuerpo. Apenas era capaz de pensar. Solo sabía que aquello estaba bien. Que era natural, que era lo que se suponía que había que hacer. Y que no se podía resistir.

–¿Quién eres? –quiso saber mientras se subía la sotana con prisa y se lanzaba de cabeza al pecado.

–Babilonia – suspiró a su oído.

———————————————————————————————————-

Si te ha gustado, no desesperes. Algún día la terminaré y podrás comprarla.

Pero mientras tanto, no te olvides que hay otras novelas del mismo autor que puedes disfrutar mientras tanto:

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

———————- Portada Cuestión de Fe          Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga         portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Jonathan Strange & Mr. Norrell Trailer

Hace mucho que no posteo algo así, pero hace mucho tiempo me leí el libro gracias a mi amigo Dani Roldán y me encantó. Así que bien por la BBC. Tiene buena pinta. https://youtu.be/iE1nsOoTJos

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Trucos para escribir una novela: Pon un Santiago en tu Vida

IMG_2548Este Post, además de un pequeño truco para ayudar a aquellos que quieran dedicarse a escribir, también es un pequeño homenaje a Santiago García-Clairac, autor de El Ejérctio Negro, Maxi el Aventurero, Dragon Time… (y tantos otros títulos que me quedaría sin espacio). Y ahora veréis por qué.

Ahora que estoy en Egipto trabajando como un negro no encuentro el tiempo para dedicarme a escribir. Lo cual es un serio problema para mí, ya que mi vocación es la de escritor.

Pero la falta de tiempo no es el mayor de los problemas. El auténtico problema es la falta de la rutina del café literario. Y aquí es donde entra Santiago.

Para escribir una novela hay que entrar en un estado de obsesión. Tu mente tiene que estar permanentemente pensando en los argumentos, en los personajes, en las transiciones de cada capítulo, en los gags internos, en las migas de pan que se dejan como pistas para el lector, en ocurrencias tontas que luego desecharás o aprovecharás…

Es un ejercicio permanente para después, cuando te sientas delante del ordenador, poder acometer la labor de escribir de manera continuada y correcta.

Si hacemos un símil deportivo. La mente del escritor tiene que estar siempre en forma y preparada para la competición. Y por lo tanto, en constante entrenamiento.

Una cosa que yo echo en falta son las charlas que casi de manera diaria tenía con Santiago. En esas charlas delante de un café y a las que nos gustaba llamar charlas de trabajo (porque al fin y al cabo hablábamos de nuestro trabajo) desarrollábamos formas narrativas, analizábamos las ideas de uno y de otro, aportábamos ideas propias para los trabajos ajenos, nos íbamos constantemente al cine para después analizar las películas, desmantelábamos tramas literarias y de series de televisión para ver qué se podía hacer con ellas. En resumen, manteníamos nuestras mentes de escritores en constante actividad creativa. Era como llevar nuestros cerebros al gimnasio de manera permanente. De forma que cuando nos quedábamos solos y delante de la página en blanco no había músculos anquilosados, sino que escribir era más sencillo.

Desde fuera podíamos parecer dos amigos simplemente pasando las horas. Pero he sacado más en claro en aquellas sesiones creativas de café y cine que en todos los años que llevo en la oficina.

Es por eso que, ahora que aquí en Egipto no tengo a alguien que me rete café tras café a hablar de cine, libros, televisión… que me pregunte qué me parece su idea para un argumento, que me escuche darle mi visión y cómo lo haría yo… ese brainstorming creativo que a todo escritor le revitaliza como un chute de redbull en vena en forma de autoestima… pues ahora noto como mis músculos creativos empiezan a afofarse ante la ausencia de gimnasio mental.

Es por eso que si queréis ser escritores… mi mejor consejo, sobretodo para empezar y, en el fondo, para continuar un día tras otro…

PON UN SANTIAGO EN TU VIDA.

Aprovecho para mandarle un abrazo. Y para recordarle que tiene que darme su opinión de lo que llevo escrito de “Apocalipsis No”… que con suerte (si el mundo no se acaba antes) terminaré un día de estos.

Y también aprovecho para seguir haciendo publicidad, porque al final, se trata de terminar novelas y yo ya llevo tres…  que sigue  a la venta. :)

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

Portada Cuestión de Fe


Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga

portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El éxito del boca a boca como estrategia de marketing y el peligro de que las redes sociales acaben con ello

tryvertising1

Es curioso ver cómo funciona la publicidad.

Las empresas se gastan sumas obscenas de dinero para poder hacer campañas de publicidad enormes que consigan atraer al público hacia su producto.

No obstante, todos los estudios demuestran que el sistema más efectivo es el “boca a boca”. Y esto es así por una razón muy simple.

El comprador no se fía. No se fía de la veracidad de los argumentos del vendedor, porque sospecha que éste solo quiere su propio beneficio. Y para qué vamos a engañarnos. Lo más seguro es que así sea. Así que cualquier persona con dos dedos de frente mira cualquier campaña de publicidad con cierto recelo.

El boca a boca es distinto. Porque no nace de la intencionalidad del vendedor, sino de la iniciativa del propio comprador, que, satisfecho con un producto, se convierte en la mejor campaña de promoción que la marca puede tener. Y es por un tema de confianza, como podemos ver. Ya que yo no me fío de la marca, pero sí me fío de mis amigos, conocidos y familiares. Si alguno me recomienda algo le creeré más, incluso, que a una dulce damisela de ligera ropaje.

Y por tanto, la publicidad y su éxito está íntegramente relacionado con el grado de confianza que damos a la fuente de la información.

Word of mouth IMpactFacebook, Twitter y cualquier red social se ha convertido en la versión informática del boca a boca. Pero ni de lejos es tan efectivo como el auténtico boca a boca en persona. Porque es muy fácil darle a un “like” o “compartir” una promoción de un amigo.

No cuesta nada. Tanto si se hace sinceramente como si no.

El abuso de este sistema está haciendo que la confianza necesaria para que este boca a boca funcione decaiga considerablemente. De manera que los autores noveles que publicitamos nuestras obras vía internet y vía redes sociales tenemos una vez más que enfrentarnos a un nuevo obstáculo.

Mis novelas se llevan vendiendo un par de años de manera consecutiva. Y sin hacer mucha publicidad, lo que significa que los esfuerzos invertidos inicialmente en publicitar y dar a conocer las novelas dieron su fruto. Pero ahora que ya estoy mínimamente consolidado, es el boca a boca, la recomendación sincera, la que consigue que cuando alguien vea la portada de mis libros y se pregunte si comprarlo o no, se decida por el sí. Porque alguien para alguien poco conocido como yo, la mejor manera de vender consiste en que alguien que se lo ha leído antes y le haya gustado le diga al indeciso: “A mí me gustó. Créeme, merece la pena”.

Ese “créeme” es una venta prácticamente segura. Es un voto de confianza y un premio para el autor.

Así que desde aquí os pido el uso responsable de las redes. Porque la palabra de una persona vale mucho, tanto para él como para el avalado por la misma.

Os pido que si recomendáis mis novelas lo hagáis de corazón. No porque sois amigos o familiares. Sino porque habéis disfrutado de la historia y “créeis” sinceramente que otra persona puede disfrutar.

Porque sólo demostrando que el autor no escribe “solo” por dinero, ese lazo de confianza entre vendedor y cliente se puede atar con fuerza.

Ahora sí.

Después del rollo.

El que quiera comprar la novela… que la compre.

Y si quiere recomendaciones… pues que pregunte por facebook. Y que le contesten con sinceridad. ;)

Estas son mis novelas;)

LUZIUS

Luzius

CUESTIÓN DE FE

Cuestión de Fe

y

 OTHAN

portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Sube la edición en papel, se estanca el libro electrónico

ebook-reader_1347015824Hoy publica un artículo El Mundo en el que explica cómo en 2014, por primera vez desde la crisis, crece el número de publicaciones en España. Y que, curiosamente, el libro electrónico se estanca y no crece.

Aquí tenéis el enlace al artículo. no muy bueno, por cierto, porque no llega a decir nada, pero aquí está. (Lee el artículo)

Pero hace tiempo que estoy leyendo artículos sobre el fracaso del libro electrónico.

Siempre comentan el problema del precio, por un lado, y del feeling del lector clásico por el otro.

Pero todos coinciden en una cosa. Y es que, por ahora, el libro electrónico no es rentable para el editor. Lo cual me parece de cajón. Ya que, por un lado está la piratería. Y sin tener datos verídicos en la mano, solo adivinando por lógica y viendo a la gente que me rodea, puedo asegurar que el 90% de la gente que tiene ya un ebook simplemente piratea lo que quiere leer.

Por otro lado. El libro electrónico no es fácilmente publicitable, ya que  la imposibilidad de firmarlo, de hacer una torre de libros de papel en los escaparates y de hacer un show del mismo complica la cosa. Ya que, además, para vender un libro electrónico, lo normal es que lo publicites en plataformas electrónicas, ya que ese es su destino.

Un libro electrónico requiere de un esfuerzo por reinventar el sistema de promoción efectivo que llegue al público que quiere pagar por él. No voy a reincidir en mi idea de que las editoriales tienen que reconfigurarse en agencias publicitarias especializadas en el mundo editorial.

Desde el punto de vista del autor novel, como todo lo que requiere de una adaptación a un entorno sobrevenido, es el de fuera, el que sale de los cauces establecidos por la estática que llevamos viviendo durante los años de bonanza económica y editorial. Alguien tiene que reinventar las reglas del juego. Y son los nuevos escritores los que están buscando esa publicidad nueva, esos nuevos caminos hacia el público y el cliente, mercado o como lo queráis llamar. Jóvenes promesas que luchan por hacerse conocer en redes sociales, blogs, festivales grandes y pequeños, ferias especializadas…

Todavía no se ha encontrado la fórmula. Y cuando alguien la encuentre el propio sistema privado se encargará de explotarlo creando a su alrededor un nuevo entramado corporativo que lo haga más eficiente. Pero lo que puede no ser rentable para las editoriales, puede empezar a ser rentable, en algunos casos, para los autores cuando hablamos del puro mercado electrónico.

Y aquí es donde juega el papel tan comentado en todos los artículos:

1º El precio (que puede reducirse por la falta de intermediarios y costes de producción)

2º La publicidad, que hoy por hoy, al no existir unas reglas que se sepan que funcionan en este terreno, la experimentación y la imaginación están a la orden del día y en cualquier momento alguien puede dar la campanada.

Mi opinión:

Si eres novel y quieres probar suerte con las ediciones electrónicas. Hazlo bien, asegúrate de que tu producto es digno. Baja los precios. De uno a tres euros es un precio que el público está dispuesto a pagar. Y haz publicidad, pero ya lo he dicho otras veces. no lo hagas a diestro y siniestro. Hazlo con cabeza. Busca tu target y dirígete a él de la manera que a ellos les resulta atractiva.

Y si tú que estás leyendo eres de mi target… Ya sabes:

Compra una de mis novelas ;)

LUZIUS

Luzius

CUESTIÓN DE FE

Cuestión de Fe

y

 OTHAN

portada-othan1

Publicado en Cuestión de Fe, Libros, Luzius, Othan, Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cómo vender tu novela en Internet: Dos años sin dejar de vender

LuziusNo tengo las claves del éxito. Si las tuviera y fuese tan sencillo un pobre pringado se estaría haciendo pasar por mí para escribir en un blog en mi nombre por un sueldo miserable y una apariencia más digna.

Pero puedo decir con orgullo, y de aquí el motivo de este post, que no ha habido ni un solo mes desde que comencé a publicar que no haya vendido algún libro.

Mi primera novela, Luzius, salió a la venta en Amazon en mayo-junio de 2013. Después vino “Cuestión de Fe”, tanto en su versión en inglés como Castellano en 2014. Y También en 2014, la gente genial de Kelonia Editorial apostó por mí y por “Othan” para sacar en el mercado tradicional esta novela de aventuras juvenil.

Mes a mes veo cómo, gota a gota sigo vendiendo novelas. No son grandes cantidades, pero siempre es motvio de orgullo y ahora más que nunca.

Y ahora más que nunca por una simple razón: porque llevo mucho tiempo sin hacer publicidad de Luzius por ejemplo. Hace dos años de su publicación. Y, sin embargo, sigue siendo mi novela de más éxito.

No voy a mentir. Parte del éxito viene por la terrible cantidad de publicidad que hice de ella en sus inicios. La insistente campaña de información y captación de clientes para poder enseñar al mundo esa novela. El derroche de imaginación en los anuncios… un esfuerzo titánico que, sobretodo al principio, daba sus frutos. Ya que, como he dicho mil veces, sin publicidad, el autor novel está completamente perdido.

Pero el hecho de que después de una buena temporada sin hacer publicidad de Luzius ni esté eternamente dando el coñazo por hacer entender al mundo que se pierde la nueva obra maestra del Terry Pratchett español, hace que me plantee, al menos, el ¿por qué?

Y creo que la respuesta se resume de manera sencilla y breves puntos que todo aquel que quiera dedicarse a esto puede aprender y, con suerte, conseguir el éxito. Incluso un éxito de verdad, no como el mío.

PUNTO 1

Escribe una buena novela. una que te guste a ti y que pueda gustar a un público, si no mayoritario, sí amplio o específico.

PUNTO 2

Mátate a publicitarla. Pero hazlo con cabeza. No se trata de imprimir un millón de folletos y repartirlos a diestro y siniestro. Elige tu público y dirígete a él. Ellos quieren tu novela, solo que no lo saben todavía. Y para que lo sepan, ya sabes, se cazan más moscas con miel que con hiel. Así que sé gracioso, original y sincero. mintiéndoles no llegarás a nada.

PUNTO 3

Suerte. La suerte siempre será una variable impredecible e incontrolable, pero está ahí. Pero como no te puedes fiar de ella, entonces haz muy, muy bien los dos puntos anteriores. Porque si consigues llegar a un público y encima tu novela es buena y gusta, tus mismos lectores, poco a poco, mes a mes irán llegando y las críticas serán buenas. Al principio no sabrán, no confiarán, pero alguien les dirá “yo me lo leí y me gustó” y la bola comenzará a rodar. Luego dirán que fue Suerte, pero tú sabrás que fue trabajo duro, cabeza y pasión.

Eso ha pasado y está pasando con mis novelas.

Las escribí con pasión y cabeza.

Las publicité (y publicito) con cierta gracia, salero… y cabeza, y dedicación, y esfuerzo…

Y he tenido la suerte de que están gustando.

No soy un experto. Pero si el movimiento se demuestra andando. Luzius, Cuestión de Fe y Othan… ya llevan un recorrido del que sentirme orgulloso.

Espero que le sirva de algo a alguien.

Y, si no conoces mis novelas, y te he convencido…

Ya sabes:

Ahora, sólo tenéis que comprarlas y descubrir si tengo razón o no.

LUZIUS

Luzius

CUESTIÓN DE FE

Cuestión de Fe

y

 OTHAN

portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El reto de escribir de una forma nueva

Ereader vs bookLos últimos datos estadísticos sobre la venta de ereaders y libros en formato electrónico están demostrando que los ebook no son la panacea ni el futuro.

Ya no se venden tantos ereaders como al principio. ya no son una novedad. Y casi todo el mundo tiene uno, así que no hace falta estar renovándolos constantemtene.

La venta de libros en formato ebook también se resiente. Los motivos son muchos… la piratería, evidentemente, es uno de ellos, pero la realidad es que ahora que todo el mundo tiene la nariz pegada a una pantalla de teléfono con alguna aplicación que puede matar el tiempo de manera abrumadora puede ser otro motivo. Los videojuegos, las películas de aventuras y consumo masivo, las series cada vez mejor elaboradas y de consumo mucho más sencillo… en resumen, la industria del ocio parece hacer mella.

Todo indica que la venta de libros está bajando mucho. Y mucha gente está lanzando el grito en el cielo.

Pero la verdad es que la escritura no acabará nunca. Solo hay que encontrar el modo. Ya que si lo piensas, las películas de más éxito y las series llegan de tebeos y libros, así que siguen haciendo falta los libros para que la industria del ocio funcione en pleno auge como lo está haciendo ahora.

Es por ello que lo que tenemos que entender y mirar es, tal vez, la forma en la que la literatura llega a nuestros lectores.

Los libros con grandes descripciones, con una narrativa elaborada, es decir, lo que a la gente le gusta etiquetar de alta literatura, siempre estará allí y siempre tendrá su mercado y su estanque de peces. Pero si lo que queremos es llegar a un público masivo tenemos que entender que la gente de hoy día tiene una manera de consumir historias que cada día es más audiovisual y que tiene estructuras más parecidas a series de televisión y películas, o incluso tebeos, que a las obras clásicas griegas.

Te enseñan en la universidad que en toda la narrativa sólo existen 11 historias tipo que contar, que además, están todas ya contenidas en los clásicos griegos. Así que el truco está en contar siempre esas 11 historias buscando la forma que siempre parezcan nuevas.

Hoy día creo que hemos superado ese reto y debemos encontrar dentro de esos 11 argumentos formas de contarlas de manera más atractiva y acorde al público que tenemos. Evidentemente siempre que queramos llegar a ellos. Si lo que se pretende es escribir para uno mismo, pues… ya sabes: escribe y ya está.

Así que hoy, hay que adaptar la literatura a formatos más audiovisuales. Ya no se escriben capítulos, sino escenas. Algo parecido a lo que hacía Shakespeare, ya que él escribía para el teatro, porque la mayoría de la gente no leía, sino que iba al teatro a ver historias.

Así que nosotros, los nuevos Shakaespeare, tenemos que escribir para un público que ve televisión, juega viedeojuegos y lee tebeos… y adaptarnos.

Habrá muchos detractores de estas palabras. Pero es lo que pienso y lo que he hecho al escribir mis novelas.

“Luzius” es un tebeo hecho libro.

“Cuestión de Fe” es una serie de televisión pensada para la HBO.

“Othan” es una serie de animación pensada para la Cartoon Network y para un videojueo.

Y “Apocalipsis No”, podía ser perfectamente un tebeo y una serie de la HBO al mismo tiempo.

Y no por ello menos literario.

Ahora, sólo tenéis que comprarlos y descubrir si tengo razón o no.

LUZIUS

Luzius

CUESTIÓN DE FE

Cuestión de Fe

y

 OTHAN

portada-othan1

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario