Escribe sobre tus obsesiones

obsesionHace tiempo, hablando con mi amigo Santiago, descubrimos una cosa curiosa sobre sus novelas, las mías y las de todos los escritores en general.

Salvando las distancias y generalizando mucho, si analizábamos las historias que contábamos en nuestros libros, nos dábamos cuenta de una cosa:

“Siempre escribimos la misma historia”.

Evidentemente no es del todo cierto. Pero parecía que estábamos siempre dando vueltas sobre la misma idea como un perro que persigue su cola. Y cuando profundizábamos y discutíamos sobre lo que queríamos contar, nos dábamos cuenta de que ambos empezábamos a deslizarnos por un tobogán de argumentos apasionados que nos hacía perder la noción del tiempo y de la realidad que nos rodeaba. Porque nos importaba esa historia, nos importaba el mensaje… y para nosotros era algo más que un simple libro o una simple historia. Era una idea propia que queríamos transmitir con la belleza, la ingenuidad y el valor propio que sentíamos en nuestro interior.

Nos dimos cuenta de que cada uno estábamos obsesionados con una idea concreta (a veces más de una).

En mi caso era la Fe. La manera en la que la humanidad ve el mundo, la vida y la realidad. La forma en la que la gente limita su visión a lo que los demás les dicen que tienen que ver y pensar. Y cómo, a través del ingenio, de la imaginación, el arte y de pensar fuera del círculo, los límites de la humanidad se pueden ir extendiendo poco a poco. Evidentemente, esta idea está escondida entre un montón de palabras y letras que conforman una historia, en el mejor de los casos divertida, en otros dramática, pero siempre entretenida.

Por eso Luzius es un libro sobre la soledad del hombre incomprendido que se oculta en una historia ridícula sobre cómo un hombre posee los poderes de Dios, pero sólo tiene una prohibición: “No puede morir”.

Y “Cuestión de Fe” es la historia de cómo la humanidad ve la Justicia, la Verdad, el Amor… en definitiva, cómo se ve a sí mismo, sin darse cuenta de que sólo es decisión de uno mismo el desear verlo mejor de lo que realmente parece ser. Y todo ello contado en una amalgama de “Alicia a través del espejo” moderna con mucha ironía y mucha imaginación.

Othan, por contra, al ser infantil, no deja de ser una historia de aventuras. Pero tampoco deja de ser una obsesión sobre la bondad del ser humano y cómo cuesta luchar más contra uno mismo que contra un enemigo externo.

Esas son mis obsesiones. Y esos son mis libros. Si vosotros también las tenéis. Escribidlas. Y vendedlas.

Si no las tenéis, pero queréis leer la de otros… comprad mis obsesiones. jajajajaja

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

———————- Portada Cuestión de Fe          Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga         portada-othan1

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s