El éxito del boca a boca como estrategia de marketing y el peligro de que las redes sociales acaben con ello

tryvertising1

Es curioso ver cómo funciona la publicidad.

Las empresas se gastan sumas obscenas de dinero para poder hacer campañas de publicidad enormes que consigan atraer al público hacia su producto.

No obstante, todos los estudios demuestran que el sistema más efectivo es el “boca a boca”. Y esto es así por una razón muy simple.

El comprador no se fía. No se fía de la veracidad de los argumentos del vendedor, porque sospecha que éste solo quiere su propio beneficio. Y para qué vamos a engañarnos. Lo más seguro es que así sea. Así que cualquier persona con dos dedos de frente mira cualquier campaña de publicidad con cierto recelo.

El boca a boca es distinto. Porque no nace de la intencionalidad del vendedor, sino de la iniciativa del propio comprador, que, satisfecho con un producto, se convierte en la mejor campaña de promoción que la marca puede tener. Y es por un tema de confianza, como podemos ver. Ya que yo no me fío de la marca, pero sí me fío de mis amigos, conocidos y familiares. Si alguno me recomienda algo le creeré más, incluso, que a una dulce damisela de ligera ropaje.

Y por tanto, la publicidad y su éxito está íntegramente relacionado con el grado de confianza que damos a la fuente de la información.

Word of mouth IMpactFacebook, Twitter y cualquier red social se ha convertido en la versión informática del boca a boca. Pero ni de lejos es tan efectivo como el auténtico boca a boca en persona. Porque es muy fácil darle a un “like” o “compartir” una promoción de un amigo.

No cuesta nada. Tanto si se hace sinceramente como si no.

El abuso de este sistema está haciendo que la confianza necesaria para que este boca a boca funcione decaiga considerablemente. De manera que los autores noveles que publicitamos nuestras obras vía internet y vía redes sociales tenemos una vez más que enfrentarnos a un nuevo obstáculo.

Mis novelas se llevan vendiendo un par de años de manera consecutiva. Y sin hacer mucha publicidad, lo que significa que los esfuerzos invertidos inicialmente en publicitar y dar a conocer las novelas dieron su fruto. Pero ahora que ya estoy mínimamente consolidado, es el boca a boca, la recomendación sincera, la que consigue que cuando alguien vea la portada de mis libros y se pregunte si comprarlo o no, se decida por el sí. Porque alguien para alguien poco conocido como yo, la mejor manera de vender consiste en que alguien que se lo ha leído antes y le haya gustado le diga al indeciso: “A mí me gustó. Créeme, merece la pena”.

Ese “créeme” es una venta prácticamente segura. Es un voto de confianza y un premio para el autor.

Así que desde aquí os pido el uso responsable de las redes. Porque la palabra de una persona vale mucho, tanto para él como para el avalado por la misma.

Os pido que si recomendáis mis novelas lo hagáis de corazón. No porque sois amigos o familiares. Sino porque habéis disfrutado de la historia y “créeis” sinceramente que otra persona puede disfrutar.

Porque sólo demostrando que el autor no escribe “solo” por dinero, ese lazo de confianza entre vendedor y cliente se puede atar con fuerza.

Ahora sí.

Después del rollo.

El que quiera comprar la novela… que la compre.

Y si quiere recomendaciones… pues que pregunte por facebook. Y que le contesten con sinceridad.😉

Estas son mis novelas;)

LUZIUS

Luzius

CUESTIÓN DE FE

Cuestión de Fe

y

 OTHAN

portada-othan1

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s