El por qué la piratería nunca acabará con la escritura

ObsesiónEsta imagen que veis aquí es solo un par de las decenas de páginas que escribí cuando opositaba.

Durante meses, me levantaba, iba a la biblioteca (o mejor dicho, a la cafetería de la biblioteca), sacaba mi pluma, mi cuaderno de espiral enorme y me dedicaba a repetir de memoria la Ley General Presupuestaria, escribiendo una y otra vez los artículos de la ley e intentando escribir dos líneas por cada recuadro (llegué a escribir tres en una de las hojas).

El resultado era este galimatías que yo encuentro precioso y digno del diario de un asesino en serie que ha perdido la cabeza… y que cuando se aburría se dedicaba a dibujar. De hecho, tengo una de las hojas dedicada a formas de suicidarse.

¿Qué tiene que ver esto con la escritura y la piratería? Pues, en realidad, todo.

Para aprobar una oposición hay que obsesionarse. Hay que perder un poco la cabeza. Es como hacer limpieza de verano en el cerebro. Coges todo lo que tienes que no vale para mucho y lo acumulas para después tirarlo y hacer espacio para la basura legal que va a entrar más tarde. Tienes que estar prácticamente las 24 horas del día, los 7 días de la semana pensando en ella. Como he dicho, la mejor manera de aprobar una oposición es “LA OBSESIÓN”.

Escribir es exactamente igual.

Para escribir una novela hay que obsesionarse con ella. Pensar en el siguiente capítulo o en el desarrollo de un personaje mientras caminas hacia la compra, meterte en la cama y antes de dormir pensar qué vas a escribir mañana, despertarte a mitad de la noche para ir al baño y que se te ocurra cómo solucionar un parón argumental, apuntarlo en la libreta que siempre tienes cerca y volver a dormirte, sentarte todas las tarde (o mañanas, según te dé) a escribir durante horas, frustrarte porque no te sale nada y alegrarte tontamente porque hoy has escrito más de la cuenta y te sentías inspirado con algo en especial.

Y también, muy muy parecido a la oposición. Tienes que sentirte constantemente culpable porque no has escrito lo suficiente para motivarte a seguir escribiendo un poco más.

¿Qué tiene que ver con la piratería?

Bien… aquí está el truco y el problema.

Puede que el título del post sea inspirador en cuanto a la esperanza de que siempre hay escritura. En mi opinión lo veo como algo también negativo.

Lo digo porque en conversaciones de foros y en cafés con amigos escritores siempre debatimos sobre el problema de la piratería. Y siempre hay alguien que dice. La piratería va a acabar con las librerías, con las editoriales, con los libros…

Puedo llegar a coincidir en la parte de las librerías y las editoriales. Ya lo he comentado en otros posts: Las editoriales deben convertirse en Agencias de Publicidad Literaria, pero no me voy a repetir.

Con lo que no puedo coincidir es con lo que la piratería va a acabar con los libros. Eso es imposible, y lo es precisamente porque escribir es una obsesión.

Hablando con mi amigo Santiago a veces decimos: “Imagínate que todos los escritores se pusieran en huelga. Que ninguno nos dedicásemos a escribir y que el mundo se secase de historias”.

Siempre lo decimos enfurecidos por los malos datos de ventas de la literatura y la creciente piratería, cabreados porque la gente piensa que el esfuerzo de un escritor, que nuestro esfuerzo no merece ser recompensado económicamente y bla, bla, bla. Pero precisamente ese “imagínate” es el que nos derrota. Porque sabemos que es imposible, que aunque nos encantaría poder vivir de la escritura, no lo hacemos por el dinero, lo hacemos porque el escritor es una persona obsesionada. Y como toda obsesión, no deja de ser un tormento que no puedes eludir. Es una enfermedad que solo obtiene cura escribiendo.

Y ahí está nuestra maldición. Da igual que “roben” nuestros escritos. Da igual que la gente no entienda que hemos sacrificado horas de esfuerzo y trabajo, tiempo que dedicar a estar con familia y amigos, quebraderos de cabeza, frustraciones sin par, malos ratos (y buenos, también los hay), esperanzas… Da igual que el no poder vivir de ello, incluso cuando muchas veces te va bien con una novela en particular, te lo ponga más difícil y tengas que quitar tiempo de tu obsesión para dedicarte a otra cosa.

Porque al final sólo hay una verdad:

El escritor vende historias, no libros.

Pero tampoco podemos dejar de intentarlo:

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPRAR LA NOVELA

Portada Cuestión de Fe


Portada Luzius by DaPortada Luzius by Daniel Ortiz Amézaganiel Ortiz Amézaga

portada-othan1

 

Esta entrada fue publicada en A Matter of Faith, Cuestión de Fe, Libros, Luzius, Othan y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s